El premio FOPEA a la Investigación estimula la profundización de la labor periodística

isabel2

Por Isabel Carrera*

Periodista (Revista Antena Misiones)

A diario los periodistas buscamos dar a conocer historias de personas o comunidades que viven situaciones difíciles, casos de corrupción o hechos que si no los contamos pasan desapercibidos para el resto de la sociedad. Esta profesión es un descubrir constante, seguir una pista o corroborar un dato. Muchas veces nos encontramos con trabas que obstaculizan nuestra labor. Por eso considero que para hacer periodismo de investigación es necesario ser perseverante y riguroso, en especial para verificar cada uno de los datos recabados.

En ocasiones, las complicaciones -que surgen para acceder a las documentaciones- pueden llevarnos a querer abandonar el proyecto. Ante estas situaciones es necesario tener la capacidad de decidir si lo mejor es renunciar o avanzar por otro camino y alcanzar la meta. En esa disyuntiva estuve en dos o tres oportunidades cuando realicé la investigación sobre la explotación laboral de los tareferos (cosecheros de yerba mate) de Misiones. Vencer la burocracia de los organismos del Estado fue uno de los inconvenientes a sortear, que retrasó mi trabajo y desanimó por momentos.

A través de este premio recibí también el reconocimiento de los colegas locales y de otras provincias, organismos del estado y entidades sociales

Los meses de recolección y análisis de datos, redacción y edición, recién los consideré muy productivos cuando la serie de artículos fue publicada. Después, una nueva satisfacción llegó cuando la investigación, que mostraba las diferentes formas en que eran explotados los cosecheros de yerba mate, fue premiada por FOPEA. Si bien me llenó de orgullo, fue una verdadera motivación para continuar superándome como profesional y mantener la constancia para colocar en agenda temas que, a veces, están olvidados o minimizados.

A través de este premio recibí también el reconocimiento de los colegas locales y de otras provincias, organismos del estado y entidades sociales. Pero, para mí, el mayor galardón fue ver que en los medios de comunicación de distintos puntos del país comenzaran a hablar de los trabajadores que recolectan la hoja verde (materia prima de la yerba mate que se consume en el 95% de los hogares argentinos). Sentí que -por un instante- fui la voz de los tareferos de la tierra colorada.

Los dirigentes y trabajadores, que compartieron sus historias conmigo, expresaron su gratitud porque fuera de la provincia conocieron una parte de la problemática que los aqueja hace un siglo. Durante los primeros meses de este año varios medios nacionales se ocuparon del tema y le dedicaron varias páginas a mostrar la realidad de los mensúes de la actualidad.

La distinción de FOPEA implicó profundizar la labor periodística, respetando lo que dicen las fuentes consultadas, siendo perseverante y riguroso en la verificación de la información y poniendo énfasis en la calidad de la escritura.

Serie de notas ganadoras del Premio FOPEA a la Investigación Periodística 2014, en la categoría Medios gráficos y digitales locales o regionales: “La explotación de los tareferos en Misiones”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *